Coches de aire comprimido
Los coches que funcionan a base de aire comprimido sueñan con ser una alternativa para el día a día. Son ecológicos, seguros y económicos. Hace ya un buen tiempo os presentamos el Salamandra Lexion, un concepto que se iba a mover con este tipo de componente.

Se calcula que costarán unos 3.000 euros y no emitirán partículas contaminantes. Además, su combustible no arde en caso de accidente. Son los denominados coches de aire comprimido (CAC) que ya están produciendo firmas como MDI, Tata, Air Car Factories o Energine. El primer objetivo es dar a conocer el producto para que luego se pueda vender a gran escala. Desgraciadamente, sus limitaciones tan sólo permiten vender este producto a personas específicas que lo requieren para ciertos trayectos.

La expansión del aire almacenado en los tanques permite que estos coches se puedan mover. Como no cuentan con baterías, se libra de los inconvenientes de los híbridos y eléctricos. No utiliza sustancias tóxicas y no hay que preocuparse por el reciclado. El aire no es inflamable y no explota en caso de accidente, tan sólo se produce un fuerte ruido cuando se expande.

Coches de aire comprimido
Se produce muy fácilmente, pues requiere una tecnología muy sencilla. Esto hace que se abaraten los costes de producción y mantenimiento, lo que hace que su precio en el mercado sea inferior. Son más ligeros y se desgastan menos en carretera. Por citar un ejemplo, los modelos que ha producido MDI pesan 350 kg, pueden tener hasta 5 plazas y se venden en la India por unos 3.300 euros.

Modelos de aire comprimido

MDI (Motor Development International), una empresa francesa con sede fiscal en Luxemburgo, es una de las más reconocidas dentro del sector. Son culpables de modelos como el Mini CAT, el City CAT o el One CAT. Guy Negre, el creador de todos ellos, tiene experiencia en la Fórmula 1 por haber sido ingeniero en esa competición.

MDI quiere expandirse por 30 países de todo el mundo para seguir creciendo. El Airpod es su nuevo modelo, tiene tres plazas y puede alcanzar una velocidad máxima de 65 km/h. Su autonomía es de 210 kilómetros. Se dice que podría estar a la venta este mismo año tanto en Europa como en Estados Unidos.

En España también hay empresas que se dedican a crear modelos de este tipo. El catalán Miquel Celades, que era uno de los socios de Negre, rompió su acuerdo y decidió fundar Air Car Factories. Además, también existe una compañía coreana llamada Energine y la siempre económica Tata Motors.

Inconvenientes del aire comprimido

Como todo en esta vida, también tienen sus inconvenientes. La compresión de aire no es muy eficiente, puesto que gran parte de la energía eléctrica se pierde como calor al ejecutar el compresor. Incluso hay quienes se atreven a decir que es menos eficiente que un vehículo eléctrico y produce más emisiones de gases de efecto invernadero que uno convencional. Sea como sea, está claro que todavía queda mucho camino por recorrer.