Doce pasos para descifrar el Opel Astra 2016

Share on Facebook1Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

astra 2016_9
Al momento de escribir estas líneas, el Astra V o Astra 2016 es todavía un neonato. En las Navidades del 2015, recién está puesto a la venta y sólo está disponible en cinco puertas y con cinco motores. Otras carrocerías y otras mecánicas se desplegarán según una planificación de cuatro años. Pero contando con lo presente, resiste como uno de los símbolos de General Motors en Alemania. Achaques y noblezas de este vehículo es ideal andarlas en doce pasos, y orientar un poco mejor al que busca un vehículo dentro del espacio ‘C’, un segmento donde hay una caterva de golosos y zalameros intentando colocar su producto.

Lo que deberías saber del compacto germano

1- Por fuera, poco se desmarca de lo que empezó con el Adam y continuó con el Corsa; tiene una fisonomía de tipo con labio inferior evertido. Opel asegura que el coche se despoja con más facilidad del aire que le viene de frente y que se consume menos así, pero se hace un tanto extraño a la vista. Será una impresión visual que, con fijeza, se me irá quitando con los meses hasta que lo encuentre bonito.

2- Cuatro acabados donde elegir. Me parecen demasiados, y además algo liosos a la hora de hacer comparativas entre ellos. Con dejarlo en tres dotaciones hubieran pulido mucho más el catálogo.

3- En la competencia alemana, este Astra va a la contra, y eso se hace muy agradable. En lugar de hiperextensionarlo, como hacen en VAG o en Ford en cada renovación, ahora es más pequeño y más bajo. También juega a mano cambiada en las motorizaciones; se desprenden de tanto diésel hasta el punto en que, insólitamente, hay tres propulsores de gasolina y sólo dos diésel.

astra 2016_1
4- Donde más ha cambiado es en el interior. Da el aspecto de que alguien se ha metido en casa a limpiar y a recoger, y ha dejado todo mejor puesto y ordenado.

5- Los motores gasolina son un tres cilindros 1.0 turbo con 105 CV, que se ofrece con cambio manual o automático. Luego vienen dos 1.4 también turbo, uno con 125 CV y otro con 150 CV. Los tres son de nuevo cuño e incorporan la parada y arranque de motor automática para los trayectos sembrados de semáforos.

6- En el diésel, como se veía antes, Opel busca otro tipo de coche y no le hace demasiado la corte al gasóleo: han recogido el 1.6 CDTi de otros modelos y lo han jalonado en 110 CV y 136 CV. En el menos potente, la función Start&Stop no existe; posiblemente no lo necesitase para homologarse dentro de la Euro 6 y es un artefacto que le hubiera incrementado el precio. Visto desde otro lado, en años venideros, si la apuesta por la gasolina flaquea y el cliente se empecina con el gasoil, Opel tiene mecánicas diésel de mucho músculo, que ya estaban en el Astra 2012, y poco les costará adaptarlas al nuevo Astra.

astra 2016_6
7- Hablemos del maletero: 370 litros deslucen un poco si miramos coches más pequeños que marcan en su ficha técnica bastante más de 400 litros; ése sería del caso, por ejemplo, del Skoda Spaceback. De cualquier manera, hay otros modelos mundanos que todavía hacen peor papel: un Ford Focus deja espacio para 363 litros y aún es más risible lo del BMW Serie 1, con 360 litros justos. Algo tiene de buena la disposición del cajón trasero, y es que permite una rueda de repuesto. Todos los fabricantes que la han escamoteado de sus coches deberían replantearse el fiasco del aparejo reparapinchazos.

8- Faros que encienden más o menos número de LEDS en función del tráfico que se encuentra en sentido contrario. Como sistema para no deslumbrar, es algo que los contendientes más directos no poseen. Aun así, es un accesorio que cuesta bastante dinero (850 €.)

9- Salto grande en la pantalla táctil, que ahora es maridable con Apple CarPlay y Android Auto. El sistema IntelliLink anterior forzaba a usar el navegador que a Opel le convenía, y eso es una maniobra de inteligencia más bien pobre, aparte de que en tres años la cartografía y la presentación ya se quedan demodé. Renault sigue con la testarudez de esposarte a sus actualizaciones de pago. A la larga, el usuario por fuerza se hastiará de esta sumisión y le pedirá el coche con el sistema multimedia más ramplón, y será la marca la que pierda dinero.

astra 2016_5
10- Se suprime la posibilidad de elegir entre dos tipos de suspensiones, el fabricante alega que tenía poca demanda. Lo han dejado con una amortiguación más bien seca y dura, algo que a mí me gusta por la sensación de succión al asfalto.

11- El depósito de gasolina se ha achicado: de los 56 litros pasa a 47. Mala cosa para los viajes largos, pero en Opel están muy convencidos de que el adelgazamiento del coche es la mejor opción para alargar la autonomía. En esto hay que subrayar que, en comparación al Astra 2012, la balanza ha bajado entre 120 y 200 kilos según motorizaciones. Las tripas diésel, por su naturaleza, son más fondonas.

12- Los precios ponen al Astra en una posición de cierta fragilidad, siendo éstos unos tiempos de incertidumbres y miedos económicos. Ford, SEAT, Renault, los coreanos y Citroën dejan sus compactos sensiblemente más baratos que el nuevo Opel. Éste se mueve más hacia los importes de Peugeot o de Mazda, pero, al último, es un coche que está bastante bien resuelto.

Fotos del Opel Astra 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *