Alinear los faros del coche
Llevar los faros del coche bien alineados es fundamental para evitar accidentes. Con ello nos haremos un favor tanto a nosotros como al resto de conductores y peatones. Antes de realizar un viaje largo, es necesario comprobar si están bien alineados. También es muy recomendable hacerlo después de cambiar las lámparas delanteras.

Lo de alinear los faros es una tarea fácil que no requiere ser realizada por un mecánico especialista. Nosotros podemos hacerlo teniendo en cuenta una serie de mediciones. Las luces largas tienen que tener un alcance de unos 100 metros (variará dependiendo del tipo de vehículo) y deben iluminar tanto el carril contrario como el propio. Las de cruce tienen que tener menos alcance y no deben de iluminar el carril contrario para no deslumbrar a los conductores.

Pasos a seguir para alinear los faros

– Tenemos que colocar el vehículo en una zona que sea completamente rasa, sin desniveles o inclinaciones.

– A continuación, colocado sólo a 30 cms del muro o pared que vayamos a utilizar como referencia, tenemos que marcar el punto de iluminación tanto de las luces largas como de las de crucero. Es recomendable hacerlo con colores diferentes.

– Alejaremos el vehículo unos 5 metros hacia atrás para comprobar las luces de crucero. El punto de mayor iluminación deberá descender en un 10% y estar en una misma línea con la marca anteriormente realizada.

– Si alguno de lo faros no cumple con lo dicho en el punto anterior, tendremos que proceder a efectuar una alineación. Esta se hará partiendo de los dos tornillos que tiene cada faro, uno que lo mueve de izquierda a derecha y otro que lo mueve de arriba abajo. Habrá que moverlos hasta que veamos que el punto mayor de iluminación está situado 5 cms en línea recta debajo de la primera marca.

– Encenderemos las luces largas y comprobaremos que estén unos 5 cms por debajo de las marcas de luces largas que hicimos en el segundo paso.

– Si se encuentran en faros independientes las luces de crucero y las largas, tendremos que alinear los faros con los tornillos de alineación de cada uno de ellos.

Es posible que las luces no estén alineadas por culpa de la rotura del sistema de regulación de alguno de los faros. En ese caso lo mejor es dirigirse a un taller mecánico para solucionar el problema.