Actualización del Volkswagen Polo para el 2016

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1

polo 2016_2
Cuarenta años a las espaldas; en la heráldica de Volkswagen, el Polo va por su quinta rama. La fábrica en Navarra marcha bien, sobre todo por las exportaciones. En España tiene buenas ventas, aunque los principales compradores del utilitario en este país son ellas. No es cosa que te vayan a contar en una nota de prensa, pero en la península el Polo atrae más a las mujeres que a los hombres. Por mi parte, es un fenómeno curioso y que no termino de entender; los Volkswagen tienen tan poco dibujo que valen para todos los públicos, sin importar demasiado edad, sexo o etnia.

Resyling silencioso

Para el 2016, y en la contumacia prusiana, las renovaciones en el Polo dejan poca impresión; el coche se ve igual. Mantienen las tres y cinco puertas, y esa cosa errabunda a la que llaman ‘Cross Polo’ y que tiene la cualidad fantástica de tener un centímetro y medio más de distancia entre el suelo y la base del chasis, y que en curvas cerradas a buen ritmo uno tiene la sensación de estar metido dentro de un flan.

Motores TSI y TDI

Los bloques de ingeniería tienen el tope en el 1.8 TSI de 150 CV gasolina, que va para los acabados BlueGT y GTI. No lo recomendaría nunca, más que nada porque dispara el precio y el 1.4 TSI 150 CV da bastante más; consume poco y desconecta dos cilindros cuando no es necesario apretar el gas. El 1.4 TSI 150 CV también lo monta el Ibiza FR y no he visto mejor propulsor gasolina en el grupo VAG.

polo 2016_15
Por debajo de esa potencia, el utilitario cumple bien y le sirve a cualquiera. Como todo va en opiniones, hay quien dice que el 1.0 BMP de 75 CV gasolina no arrostra en viajes largos. Yo he ido en este coche de Barcelona a Albacete con el maletero lleno y no le he encontrado cobardía alguna al motor. Para la gama 2016, este propulsor será aún mejor, porque harán el trueque por un 1.0 TSI 95 CV. No se ha dado la ocasión de conducirlo aún, pero me figuro que todavía dará más holgura para marcharse bien lejos de la ciudad.

De hecho, como redactor, mi recomendación del mejor Polo sería este 1.0 TSI, y con el acabado A-Polo, porque lleva algunos accesorios como el climatizador automático y el manos libres en una tableta de siete pulgadas que son bien útiles y no hay que pagarlos aparte.

Si nos pasamos al gasóleo, daremos con el tres cilindros de 1.400 centímetros cúbicos, bifurcado en potencias de 75 y 90 CV. Con lo que valen los seguros, las inspecciones técnicas, las revisiones, los impuestos de circulación y las visitas al taller por averías, sigo sin ver claro lo de un coche pequeño diésel. Pero habrá quien lo justifique y me parece estupendo.

polo 2016_11

Un equipamiento más completo

Lo que mejora el Polo 2016 es la versión de acceso, la ‘Edition’, porque sin ser pinturera ni particularmente bonita, ahora lleva aire acondicionado, una pequeña pantalla táctil en la consola central y un asistente para arrancar en las cuestas. Lo único que te deja los pies fríos en este escalón son las llantas de acero con tapacubos, pero al precio que tiene tampoco hay que ponerle remilgos por eso.

Para la radio y el apareamiento con el teléfono, Volkswagen ha escogido el sistema MirrorLink. Sin ser el mejor de todos, al menos no da problemas con la gran mayoría de teléfonos móviles, cuestión en la que Android Auto y Apple CarPlay son más pejigueros, y cuando te compras el coche resulta que te has de cambiar el móvil.

Por descontado, el que quiera encaramarse a versiones ‘Advance’ o ‘Sport’ y las quiera recubrir con extras, hay una retahíla de complementos electrónicos para controlar la velocidad, los coches y objetos a nuestro alrededor, navegadores GPS cosidos a la radio, cajas automáticas DSG y llantas de 17 pulgadas.

Fotos del nuevo Polo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *