Michael Schumacher recordó en un programa de televisión uno de los episodios más dramáticos de su carrera: el accidente que protagonizó en Silverstone en 1999. Sucedió en el GP de Gran Bretaña, el alemán impactó de frente a más de 200 kilómetros por hora, contra el muro de neumáticos de la curva Stowe. El piloto se fracturó la pierna derecha.

No sé si fue sólo un desmayo o un ‘shock’, sólo sé que sentí que mi corazón dejaba de latir. Fue una experiencia interesante.